jueves, 5 de febrero de 2009

A CUENTA DE LOS ANUNCIOS QUE INVADEN NUESTRA VIDA


Haciéndome eco de los últimos blogs de mis “compis”: A mí me crea una “incompatibilidad de programa con mi sistema operativo”. Por un lado, la ofensa que nos produce que para vender un triste seguro salga una tía en pelotas; hoy por hoy nos venden cualquier producto presentándonoslo con tías imponentes que nos abofetean doblemente la cara: entender que en el siglo XXI siga habiendo un sexismo exacerbado al que algunas mujeres se prestan por dinero y, por otro lado, marcan una estética difícilmente sostenible sin gimnasios, cirugías, cremas carísimas, anorexias, bulimias y adicciones varias para “pasar hambre sin dolor”

Cada uno tenemos la libertad para elegir nuestra profesión pero no entiendo que nosotras seamos las que nos ponemos trabas, porque somos nosotras las que tenemos que poner límite a lo que queremos que hagan nuestro cuerpo. La pela, sin más. No hay más razones, ¿vanidad femenina?, no, el dinero que nos puede más que nuestra condición de personas por encima de las ubres que nos otorgó la Naturaleza. No solo es la culpa de los que idean los anuncias, de los que los contratan ni de los que los contemplan boquiabiertos babeando como bebés ( que aquí se ponen también en evidencia los “babiones”, como se dice por Santander, que se quedan con la mente en blanco, ante un cacho carne que le han puesto ahí para que sus neuronas bajen del cerebro y suban a alguna otra cosa… pero esto es digno para un estudio sociológico más extenso…)

Lo que hace que una mujer se contente con ser mujer florero pudiendo tener la libertad de no tener que hacerlo… no lo entiendo. Vale que un publicista y un fotógrafo la digan, “oye mira, a enseñar muslamen y tetamen y mientras estos maromos hacen como que te dominan”. Supongo que ahí la mujer tendría que decir que no la da la gana que se la denigre a ser un mero perrillo y no me vale con que me digan que es arte.

El arte mal entendido puede ser igual de insultante que un anuncio sexista y somos nosotras (bueno, ellas que a mí el cuerpo no me da para tanto) las que se revelen contra la esclavitud a la que someten su imagen por dinero, por fama, por publicidad o por lo que sea.

Dicen que muerto el perro se acabó la rabia y mi compañero me dice por aquí que qué mala es la envidia….


Foto: Aladublan

10 comentarios:

David Miranda-Torres dijo...

Jooo... lo del culto al cuerpo viene de la época grecoromana... Hoy tienes a los metrosexuales de un lado y las "modelos" de otro. No sé, en la variedad está el gusto... ni blanco, ni negro, también tenemos gris oscuro, claro... de todo un poquito, no?

Lo mejor es tener un estilo propio. Atemporal. Anacrónico. Elegante a la par que informal... jejeje!

Un abrazo,

D ;-)

IBE dijo...

Mira, en este país nuestro, no se puede avanzar un ápice mientras una serie que se titulaba:"Sin tetas no hay paraíso", sea líder de audiencia aunque digan que fue porque el tal Duque estaba para hacerle un favor. El título es irritante, ofensivo, machista... Yo un día zappeé para ver de qué se trataba el fenómeno de masas y me puse enferma sólo escuchar el falsete de voz del protagonista (vamos que con lo buenorro que lo ponían mis amigas, a mí la líbido me bajó a los tobillos). Mientras permitamos cosas como estas,entre otras, va a ser verdad lo de mi amiga y cantante Carmen París comparando el pañuelo musulmán y las operaciones de estética cuando dice que cada cultura tiraniza a su manera. Y va a seguir siendo así, mientras nosotras lo permitamos. Tu compañero me diría que eso me pasa por susceptibilidad por pertenecer a la liga de las "nadadoras",je, je, pero bueno, de todo tiene que haber porque en la variedad está el gusto y, como siempre digo: es una pena que de cerebro no existan cirugías de aumento (en esto el tamaño sí importa).

alegrias dijo...

jajaja,IBE, no te imaginas las risas que se está echando mi compañero a cuenta de ésto (sabe que me pico muchísimo y le encanta, no lo hace por otra cosa, eh??)Lo de "Sin tetas", no he consentido en verlo ni un segundo. Aquí toleracia cero.
David, lo del culto al cuerpo, sí, deacuerdo pero a los metrosexuales, si les sale una lorcita se les dice "ayyyyy, qué mono que essssssss", a nosotras, directamente, se nos llama gordas y no puedes discutírmelo porque es más cierto como que el sol da luz...¿Hablamos de George Clonney y sus canas y de mi la Bruni y las suyas? Dime porque las de uno no se las tiene que teñir porque quedan "ideales" y la otra se las tiñe y tiene que hacer como que no las tiene.. y las tendrá, como las tenemos todas (y yo, por cierto, ni de coña me voy a teñir)
No estoy hablando de cuidarse o no, porque yo soy la primera que intento no ponerme en unos kilos que me iban a venir fatal para mis problemas musculares (estoy en plenno proceso de dejar de fumar y me estoy volviendo loca con eso de no entrar en los pantalones...)Estoy hablando de la explotación de imagen a la que se ve sometida la mujer y lo peor: que en muchos casos es consentida...
No confundamos, una cosa es comer lentejas y otra muy diferente comerte las lentejas con todo el sacramento, como diría mi abuela.

Fernando Martínez López dijo...

Sinceramente creo que en Europa ha pasado el tiempo en que cuando dos se casaban el hombre lo hacía para asentar la cabeza y la mujer para poder levantarla y aunque somos distintos y la belleza se mide según y cómo y se usa para reclamo,creo que se están superando las épocas del Fata Morgana (son los grabados de mi blog de Josep Renau)y una mujer es algo muy superior a un pedazo de carne. Pero en una cosa llevas razón, eso no sólo lo cambia la mujer, los hombres también lo hacemos porque el "impacto" está disminuyendo...
yo es que en españa no entiendo i la ublicidad ni la televisión y en Latinoamérica provoca muermo y verguenza ajena. Los argentinos que son los líderes actuales en creatividad publicitaria han superado esto con creces hace mucho tiempo.
Y la mujer ni se presta ni nos llama la atención como en la Transición (aquello sí que fue un atracón de hambre atrasada y represión acumulada).
El cuerpo es un embalaje que en el comercio sigue teniendo influencia pero cada vez engaña menos.
Yo llevo vistiendo igual desde la Universidad y debo de ser tan raro que me llaman la atención los anunicios publicitarios en que sale un tío con una camisa y un swetwr encima, normal, ni atleta, ni intelectual...normalito.
si se estará rebuscando el asunto que lo que yo veo corriente empieza a ser raro...

José María (Chema) Buzarra Cano dijo...

Hola cibercompas:

Interesante artículo y comentarios aquí y ahora leídos. De todos ellos me quedo con algo, pero puestos a elegir y que me perdones los demás opinantes, me quedo con el de David. Y, es que eso de la ELEGANCIA, merecería un artículo por parte de algún bloguero. Elegancia en el vestir. Elegancia en el estar con los demás....y mucha, pero que mucha elegancia política que buena falta nos hace.

Lo de PPedro Sánz de ayer en el Parlamento, fue para comer cerillas y lo de E. Aguirre con su "comisión de investigación" idem del cierzo.

Por cierto, por qué será que cuando voy andando por la calle, miro "TODO" lo que se mueve. Y eso que soy miópe.

Socialistas de Cuzcurrita dijo...

La comunicación es sin lugar a dudas la gran herramienta del siglo XXI. Y en una de sus vertientes encontramos una cada vez más importante la COMUNICACIÓN VISUAL, determinante para la cuenta de resultados de las empresas.

David Miranda tiene una entrada muy buena de lo que esta representando estos últimos días con las marcas de coches.
Hay ejemplos, se me ocurre el de Pancho (el perro que se escapa de su dueño) que son buenísimos.

Salud y Progreso

Socialistas de Cuzcurrita dijo...

La comunicación es sin lugar a dudas la gran herramienta del siglo XXI. Y en una de sus vertientes encontramos una cada vez más importante la COMUNICACIÓN VISUAL, determinante para la cuenta de resultados de las empresas.

David Miranda tiene una entrada muy buena de lo que esta representando estos últimos días con las marcas de coches.
Hay ejemplos, se me ocurre el de Pancho (el perro que se escapa de su dueño) que son buenísimos.

Salud y Progreso

Fernando Martínez López dijo...

Como decía n amigo mío ¿Sabes en qué se diferencian los senos de una mujer blanca de los de una mujer negra?
Los de la blanca salen en Play-Boy y los de la negra en National Geografic...y contestatariamente llevaba razón...

alegrias dijo...

Creo que es cuestión de educación, como todo y también de un par de cuchaditas de "evolución" que se nos olvida echarle en este país.
A éstas alturas de siglo que tengamos que andar discutiendo acerca de estos temas me bloquea un poco y bueno....Intentar tapar la ligereza con la que se trata a la mujer en el mundo de la publicidad, como hemos hablado aquí, con más ligereza..eso sí , ligereza trasnochada (que en mi diccionario me aparece como sinónimo de anacrónico)me parece un pequeño desliz... si no entendemos la postura de la mujer.. que seguimos sufriendo que se nos mire a las tetas en vez de a los ojos cuando hablamos incluso hasta de política.Pero claro, quejarnos de estas cosas no es lo suficientemente elegante ni educado y quizás tampoco adecuado.
Por cierto el anuncio de Pancho puede que sea bueno, en ciertas cosas no tengo mucho sentido del humor lo siento mucho...

alegrias dijo...

Se me olvidaba... sinceramente no me da nada de alegría, entender que se considera que la lucha por la igualdad ya ha llegado a un tope y que una vez rebasado ese tope, ya está demás considerar que se nos sigue considerando un trozo de carne. Todavía no hemos llegado al final del camino, y eso me entristece, porque veo que ni de coña hemos llegado a los últimos metros del trayecto. Es una pena que se nos siga haciendo de menos y se considere que la queja está de más, claro que no es lo mismo que la publicidad en el sector automovilístico...y que esto parezca una carrera por la popularidad del medio..... de este medio...