viernes, 5 de junio de 2009

SE HABLA DE LA ESPERANZA



Se habla de la esperanza últimamente, así comienza un poema de Ángel González y es la mejor manera de comenzar. Te rindo un merecido homenaje, compañero y allí dónde estés, ¡buen viaje! y gracias por tus sueños.

Se habla de la esperanza últimamente y tapará el miedo; la oscuridad que nos envolvía con su manto de frío, ese hielo con el que nos cubre la ignorancia, la miseria humana, la insolidaridad y el egoísmo, el dolor, la injusticia, la pobreza, la incapacidad para ser, pensar y actuar con libertad..., va pasando, lenta pero afianzada, firme; llega la hora del Progreso, de lo Positivo, de la Libertad, de la Igualdad, de la Fraternidad, de la Paz, LLEGA LA LUZ, LLEGA LO HUMANO Y SE CONVIERTE EN LO DIVINO.

Por fin comprendemos que lo verdaderamente importante es el Mundo, la Tierra en sí y nosotros, los hombres, nuestros Derechos y nuestras Libertades. Estamos CREANDO UN FUTURO, de una vez por todas y TODOS DEBEMOS PARTICIPAR somos los responsables de nuestro propio camino y tenemos que tomar las riendas y ser activos y no ser corderos que siguen sumisos, callados, sin criterio. Tenemos voz, tenemos voto, tenemos personalidad, tenemos fuerza y podemos gritar y debemos hacerlo.

Solo nosotros tenemos derecho a decidir nuestro destino, nada está escrito en ningún papel, en ningún oráculo, en ningún tarot, en ningún lugar. La Historia se va escribiendo día a día, somos cada uno con nuestras acciones, con nuestras palabras, con nuestro voto los que vamos trazando las líneas que algún mañana se estudiarán en los colegios, en los institutos y en las universidades. Somos nosotros los encargados de trabajar porque algún mañana esos que estudiarán tengan un mundo mejor que el nuestro.
Soy demócrata y como tal iré a participar en el futuro de Europa, el domingo, iré a reivindicar el puesto de mi país dentro de ella, a gritar con optimismo que considero importantísimo estar dentro y ser europeísta y reivindicar una UE más social, más justa y equitativa.
Hoy quiero agradecerle la inestimable ayuda a mi compañero de vida y fatigas, Enrique Dublán, que aportó el primer párrafo de este escrito además de su fotografía. Es mi mejor crítico y colaborador y el mejor hombre del mundo mundial, jejeje
Pd: Espero que los de la SGAE, tengan consideración con esta “probe”

4 comentarios:

IBE dijo...

Los de la SGAE no se si serán considerados, pero la madre de Enrique tendrá la patente, digo yo, je,je

Tienes razón, la esperanza todo lo puede y es lo que nunca se debe perder. Yo la tengo, estos días en una Europa de progreso, una Europa de las personas, una Europa verde y solidaria. En resumen, una Europa SOCIALISTA.

Lena dijo...

Yo tambien tengo esperanza de que Europa sera Socialista, mas escuchando a mi hijo, 23 añitos, que es un poco reacio a votar,cuando dice no te preocupes mami que vais a ganar, que los jovenes estamos del PP hasta los huevos.Espero que salgan voten y el domingo celebrar que España vota por una Europa de progreso.

Fernando Martínez López dijo...

Cuentan que había una ciudad feudal sometida por un noble que vivía en su castillo y cada cuatro años daba una oportunidad de un duelo a espada al campeón que el pueblo eligiese para medirse con él y que el ganador pondría la condiciones de vida de la comunidad, esclavizada y sometida al señor del castillo.
Eligieron al más ágil y diestro de los jóvenes del pueblo y todo el mundo cedió lo que tenía de hierro, aretes y pulseras las mujeres, herraduras de los caballos, hojas de las dagas los hombres y hasta aros de hierro para sus juegos los niños. Se lo dieron todo al herrero que fundió al carbono una espada magnífica que pusieron en manos de su joven representante que retó y venció al señor feudal.
Cuando lo tenía bajo su espada el señor feudal gritó:"¡Gloria y honor al campeón! llevésmolo al castillo , démosle un puesto en la corte y agasajémoslo como merece..."
Los pobres hombres del pueblo vieron como sus sueños se iban tras su campeón cegado por el lujo y explendor del castillo al atravesar sus puertas.
Quedaron tristes y hundidos porque ya no tenían hierros ni aderezos para hacer otra espada para el próximo duelo, hasta que una de sus mujeres llamada Esperanza, con los ojos arrasados, sentenció:
¡¡¡Es igual. la próxima vez traeremos piedras!!!

Pues eso...

Socialistas de Cuzcurrita dijo...

Saludos, abrazos, y agradecimientos. Hoy descansaremos para mañana estar en las mesas representando unas siglas.

Salud y Progreso.