lunes, 30 de noviembre de 2009

Fortaleza de espíritu.



Mi madre me enseñó lo más básico, la FORTALEZA DE ESPÍRITU. Sin ella ni somos nada ni llegaremos a nada. La vida te tira, aquí no valen ni optimismo ni pepinillos en vinagre, es lo que hay. Has de aprender a levantarte, una y otra vez, y a caer mejor para la siguiente, para no hacerte tanto daño y poder erguirte más rápido y mejor. Solo lo consigues si apartas la soberbia y con humildad primero recibes lo que te toca, analizas el por qué, buscas respuestas, te levantas y trabajas para que no te vuelva a tirar la misma piedra.


Dicen que el hombre es el único animal que tropieza con la misma piedra dos veces. Claro que la primera es en la juventud y todavía la soberbia no la tenemos dominada, el “trompazo” ha sido de aúpa, pero te crees que el mundo está confabulado contra ti. En la segunda empiezas a pensar que lo mismo el problema es tuyo. Empezamos a hacernos mayores. FORTALEZA DE ESPÍRITU. Si en la segunda no has llegado a esa conclusión y has sido lo suficientemente fuerte para saber que las piedras están porque sí, no puestas expresamente para que tú te des con ellas en los dientes... no tienes más que un futuro lleno de moratones y visitas al dentista.


Pero entre todo eso, para aprender a ser fuerte de verdad, con la boca grande, hay que conocerse a uno mismo, tarea nada fácil, pero imprescindible para pasar por este camino de piedras, riscos, montañas y cordilleras, de la forma más tranquila posible. Conocerse es poder valorarse, valorarse es conocer tus debilidades, lo que tienes y los medios con los que cuentas a la hora de rodear la piedra, saltar el risco o escalar la montaña (o subirte al avión para no tener que tragarte la cordillera); ahí viene la FORTALEZA COLECTIVA, porque si aprendes a conocerte y a valorarte aprenderás a conocer, querer y valorar a los demás y aunque tengas tus límites, tu gente, tus amigos o tu familia pueden tener otros valores complementarios. Aumenta la fortaleza.

Uno puede ser fuerte, si sabe escuchar, comprender, aprender y trabajar en equipo, es más fácil levantarse si alguien te tiende la mano y sin complejos, tapujos y esas cositas que nos da la inmadurez con el nacimiento, se dejan de lado, a medida que vamos creciendo y haciéndonos fuertes. Mi madre me enseñó a levantarme cada vez con más fuerza y lo primordial para no quedarme en el suelo más de dos segundos; gracias a ella he aprendido, también, a levantar la mano para pedir ayuda, cuando no puedo por mí misma, y a ser lo que tengo que ser para encuentrar otra ofreciéndome ayuda; de la misma manera que la mía siempre estará siempre dispuesta.


Con FORTALEZA andaremos el camino,encontraremos los valores, llegaremos a los porqués, escucharemos, comprenderemos, aprenderemos, creceremos, trabajaremos en equipo, tenderemos manos y encontraremos las soluciones.

Fotografía: Enrique Dublán.

16 comentarios:

Iván Palacios dijo...

impresionante entrada e impresionante lírica, nunca lo podría escribir ni decir mejor

Fernando Martínez López dijo...

Esa es la actitud y ese es el camino de poder hacer cosas impensables. Superar lo que ni imaginas sólo lo puedes hacer desde el conocimiento de tus limitaciones y con un temple que no lo dan los años, lo da el carácter y ese se va modelando con las adversidades que vas superando sin darte cuenta...
Lleva razón Ivan, has descrito la exacta actitud ante la vida en lo polìtico, en lo social, en lo colectivo y en la disposición personal...
es por eso que digo que podemos hacer cosas imposibles si nadie nos dice que lo son...y eso lo he vivido yo mucho estos años.
Ya podían tener los que yo me sé un diez por ciento de tu fuerza chiqui...no nos paraba ni dios.

jose antonio dijo...

Colega (tratamiento informal con permiso, of course), solo puedo decirte que entre tu sinceridad y el positivismo que rezuma esta declaración casí me dan ganas de apuntarme como seguidor tuyo (je je). Yo siempre he creido en el "ser humano" como entidad a preservar y hacer progresar aunque sus componentes (los humanos) no se(nos) merezcan(mos) ni el agua que despilfarran(mos). Pero nunca me he atrevido a idealizar tal comportamiento y actitud como posible generalización. Jamás diré que no los halla, el ejemplo lo reflejas mejor que nadie. Solo que no se dedican a la política (¡ejem!........) ¿desafortunadamente?.
Un sincero y pragmático abrazo de un humanista desencantado. Si no es molestia, "of course".

IBE dijo...

Intuyo, por que presumo de conocerte bien, que es una reflexión en alto y una entrada "trampa", ¿no?.

Hablas, sin decirlo, de: generosidad, humildad, falta de autoestima, complejos de inferioridad suplidos por falsos egocentrismos y narcisismos, no saber o querer delegar, no hacer autoreflexión particular, ni críticas constructivas por miedo a descubrir lo que no se quiere ver.

Son demasiados problemas para quien no tenga la propia fortaleza de espíritu, porque nunca conseguirá una fortaleza colectiva.

No se consigue un grupo fuerte, si cada uno de sus miembros está a fortalecerse él individualmente, sin ver las ventajas o desventajas para el grupo.

Muy buena reflexión y tranqui pq tú de esa fortaleza vas sobrada, como dice Nano.

jose antonio dijo...

Jo.....r! IBE me has chafado la tarde. Yo que empezaba a recuperar la confianza en .......... ¡Hala! ¡A hacer puñetas!.
(Pero tienes razón, a mí también me pareció notar un ligero regustillo irónico pero mis datos son muy escasos para que ahora sirva de algo reconocerlo ¿no?). Va! De igual manera me haría seguidor de "alegrias" en esa secta.
Por cierto, ya sabeis que existe una ley que dice: "La fortaleza de una cadena reside en su eslabón más débil". En cualquier ámbito ES CIERTO.

la cabaña progresista dijo...

Escribir es un placer pero leer a los que bien escriben, como tu compañera, es un lujo de una tremenda exquisitez.

Por ejemplo, y al hilo de tu entrada, Kant tenía mucho interés en que cada uno, en su interior, se hiciese aquellas preguntas que le intrigasen, y por eso las llamó intereses de la razón, porque así se cumpliría en cada persona la libertad verdadera: construir su propia vida, su propio proyecto de vida dependiendo fundamentalmente cada uno de sí mismo.

Un abrazo.

alegrias dijo...

¡Ay,IBE, por una vez que escribo en serio! Ya sabes que no he estado pasando muy buena temporada, ni de salud ni de ánimo en general, un poquito por todo, bien lo sabes. Pero llegado un momento dije ¡se acabó! No hay Chiari que me tire de forma definitiva ni con sus dolores ni con sus obstáculos y si no puede "él" que es el mayor problema de mi vida, menos lo van a hacer otras minucias con sus tonterías, ¿no crees? Yo a lo mío que creo que es positivo y aunque parezca que no viene al caso,"ande yo caliente ríase la gente", pero el gorro rojo no me lo voy a quitar....que hace frío..., quizás ahí esté la trampa de la que hablas, ¿no? el que aquí también he querido dar a entender que permanezco, que me levanto una y otra vez, cada vez con más fuerza porque, además, tengo unas manos amigas maravillosas que me alientan,me ayudan,me quieren y además de tomarme en serio me valoran de la misma manera que yo a ellos.(me conoces tanto que casi no había yo dado con ésto, niña)
Es una entrada que no tenía muy claro si debía publicar porque la consideraba demasiado personal, la escribí un poquito por todo, como bien dice Nano, es una de las mayores enseñanzas que te da la vida y que la tienes y la puedes llevar a todo ámbito de tu vida, a lo personal, a lo social, a lo político,a lo familiar...Pero estos últimos acontecimientos me han hecho animarme a publicarlo porque creo que puede ser positivo y porque me apetecía hacer una especie de declaración de principios o cuando menos un llamamiento colectivo a la FORTALEZA DE ESPÍRITU, que no viene nada mal y que por lo que he ido viendo, cada vez hay más gente con ímpetu y con "alegría".

alegrias dijo...

Iván, estoy segura que te has podido sentir bastante identificado,del mismo modo además, que los dos andamos por los mismos pelos, más o menos, ¿verdad? quiénes nos van a hablar de luchas contracorriente, más tú que yo, que eres un ejemplo de fortaleza de espíritu, pero a lo bestia, compañero, porque hay que ver...
Ahí estuviste,hablaste, con tus nervios, máxime cuando habían hablado compañeros que ya "tienen el culo pelao" de hablar en público, jejeje, pero también tenemos que hablar los que también tenemos voz y así fue y así lo demostraste y lo hiciste bien, por tu voz dijo cosas que estaban en la mente de mucha gente, que algunas cosas más y otras menos, pero la esencia fue la que fue y bien hiciste. Y demostraste que ahí estaba Iván, con sus ideas, con sus cositas, para ayudar, para tender la mano porque sí, por los demás.
me enorgullece ¡la hostia! saber que a mi lado cuento con gente como tú, que cuento contigo y no se te olvide que es recíproco.
Un besazo tan grande como tu corazón.

alegrias dijo...

Nano, ésta es la actitud que tenemos más de uno, ¿eh? así que no me voy a llevar todas las flores, jejje.
La verdad es que tengo buenos maestros y buenos compañeros, tanto virtuales como "presenciales", jejeje.
Supongo que es cierto que ante las dificultades es cuanto más nos superamos y si luego encima tenemos capacidad de reflexión, de aprender y aprehender lo que has sacado en limpio de lo uno y de lo otro...¡olé con olé!
Pero lo que más contenta me pone es saber, Nano, que sí que hay gente que tiene energía,al tiempo. Supongo que es lo que se dice de los tiempos de crisis, que siempre viene bien pasar un poco de necesidad para espabilar el arte...
Un besazooooooooooooo

alegrias dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
alegrias dijo...

Jose Antonio, colega, compi, lo que quieras, jajajaja. Yo también creo a pies puntillas en las personas ante todo, si bien es cierto, como apuntas, que los hay que "amén, Jesús de los jesuses"... pero "haberlos haílos" y algunos hasta en política, jeje.
Me alegra que por lo menos te sientas un poquito más creyente en algo, jajaja.
Un abrazoooooooooooooooo, of course.

alegrias dijo...

Cabaña, gracias por tu comentario, jejeje, me vas a sacar los colores.. y luego que me parezco a Heidi.
Hace unos años leí un libro que me parece bastante bueno como introducción a la filosofía (para adolescentes viene muy bien, yo como me quedé medio medio, mi profe de filo era bueno pero en filo nos dejó un poco que no nos entamos de mucho...) "El mundo de Sofía" de Jostein Gaarder, en el que una persona anónima le va haciendo llegar a una adolescente una serie de preguntas que la vayan haciendo adentrarse en el mundo de la filosofía, en el por qué de las cosas y por medio de esas preguntas que se va planteando con sinceridad se va conociendo así misma y el mundo va descubriéndosele de manera diferente.
Un abrazo

J M (Chema) Buzarra Cano dijo...

Hola a TODOS y en especial a ALEGRIAS:

Me he puesto frente al ordenador y una de la sprimeras cosas que uno hace es ir a ver los mensajes y después a la blogosfera que como muy bien sabeis algunos estos días la tengo un poco dejada de la mano.... Sinceramente compañeros, después de estar esta tarde pasandola en el Hospital d eS. Pedro, leeros a todos es un PLACER.

Por cierto, Jose Antonio, ya eres SEGUIDOR de Graciela (je,je.....)

Lino Uruñuela Nájera dijo...

Hola, Alegrías, pero ¡qué gusto da leerte! Tú tienes que terminar escribiendo una novela. El otro día sentí yo algo parecido y creo que es muy importante: arropar y sentirse arropado, saber decir las cosas, escuchar y, luego,reír y divertirse juntos. Hay una especie de aforismo que dijo alguien famoso (y si no, lo digo yo): lo que hace a una persona no son las veces que se cae, sino las veces que es capaz de levantarse.
Un besazo.

jose antonio dijo...

Siiiiiiiiiiiiiiii

alegrias dijo...

Chema, ya sé que tienes poquito tiempo últimamente, un besazo y gracias por disponer de tu tiempo para pasarte por aquí, un placer poder contribuir a alegrarte un poco.Besos.
Lino, un besazo muy grande. Me quedo con tu comentario, estoy totalmente deacuerdo.