viernes, 29 de enero de 2010

Méritos


¿Qué es el mérito del trabajo? Para algunos, que se reirán al leerlo y quizás los menos irónicos incluso se verán atacados en el epicentro de su pundonor (a mí “plín”), es la forma más estúpida de conseguir algo en esta vida, por ser la más larga, más ardúa y más difícil. Pero para mí y, estoy segura, muchos de vosotros, es el método más digno, más valiente, inteligente y, sí, más difícil, pero sus resultados mucho más duraderos que bien se sabe que lo que bien se construye no hay romano que lo destruya (¿es así cómo se dice?).
Una persona que mueva un pie en beneficio, exclusivamente, pensando en obtener un beneficio propio...¡malo! En cualquier aspecto de la vida; hay personas que maquiavélicamente barajan posibilidades para moverse social, cultural, económica o políticamente solo con un solo fin: LLENAR EL CURRICULUM DE “NOMBRAMIENTOS”, ACTIVIDADES Y EXPERIENCIAS QUE LES PUEDAN QUEDAR BIEN Y ESCALAR LO MÁS RÁPIDO POSIBLE SUDANDO CUANTO MENOS MEJOR. ¿Quieres mi ayuda o mi trabajo? Primero promete recompensa, luego muevo ficha.
¿A qué conocéis a alguien así? Todos conocemos a alguien así, desgraciadamente. Les da igual en qué equipo, compañía, empresa o partido político estar, ellos con la vista fija en la CIMA. Mientras hay chavales que se lo curran hasta de dormidos y ni tan siquiera se les ha pasado por la cabeza si algún día conseguirán algo. Gente que se planta delante de un toro si hace falta y los hay ( y siendo compañeros) que no les echan ni un capote, ni les prestan su apoyo, ni su esfuerzo, ni les dan su trabajo porque su CIMA ya se la tienen asegurada; ésos son los que se ríen cuando aquello del mérito del trabajo, aquellos que menosprecian, incluso públicamente, la labor de los demás, la que realizan con todo su esfuerzo, su empeño y hasta su ilusión para avanzar y lograr algo.
Son los que trabajan, los que luchan, los que suben la montaña por la ladera más difícil, los que hacen girar el mundo. Ejemplos como aquellos que hacen el petate y se van con su ONG de voluntarios a zonas donde no se les ofrece ninguna seguridad personal y solamente por saber que es dónde más se les necesita. Esto sí es un gesto por la Paz, por la Solidaridad y por la Justicia. En su mochila solo llevan una muda, Esperanza y Voluntad.
Puede que jamás vean su trabajo recompensado sin pasar de ser un simple voluntario en su organización, incluso puede que ni siquiera regresen a casa. Mas su huella, la del mérito del trabajo y el empeño que han puesto en cambiar el mundo y en hacerlo bien, permanecerá en las sonrisas de aquellos que han ayudado y en aquellos que sabemos que es necesario que haya personas así, lo importantes que son y lo que hacen y lo difícil que es hacerlo. Son valientes y los verdaderos ejemplos para muchos que, teniendo la vista fija en la CIMA, se llenan de laureles sin haber hecho nada.
Un mensaje para los políticos de izquierdas que quieran llegar a algo: contad con éstos pues son los que tienen la verdadera voluntad del cambio.

11 comentarios:

J M (Chema) Buzarra Cano dijo...

Hola Graciela.

Veo que tienes en tu tanteador tres votos que seguramente han leído tu artículo. texto que refleja reflexión y advierte a navegantes. Sólo le pongo un pero. Me hubiera gustado mucho más si insertas una fotografía que acompañara al texto (je,je....).
Por cierto, entra en mi blog....Espero un comentario. Buen finde.

alegrias dijo...

Hola, Chema:
Me acabo de pasar por tu blog y te he dejado coment...
Estuvimos pensando en meterle o no foto a este blog, pero al final decidimos no hacerlo quizás para darle mayor importancia al escrito en sí...
Un abrazo

Anónimo dijo...

Perdona: ¿A que politicos de izquierda te refieres? ¿A los que se han pasado mucho tiempo engañando a los trabajadores diciendoles que sus derechos estaban a buen recaudo y ahora, de un plumazo, pretenden eliminar derechos adquiridos desde 1919?
Porque si te refiers a aesos politicos, me temo que nos da igual que sean del PSOE o del PP, es decir del PPOE.

alegrias dijo...

Anónimo:Me refiero a ésos políticos de izquierda están tan deacuerdo cómo yo en que esos derechos adquiridos a nadie se le ocurra tocarlos, si te pasas por el blog de Chema Buzarra comprobarás que los hay que no pasamos por el aro:
http://buzarra.blogspot.com/2010/01/ojo-con-las-coincidencias.html
Un saludo.

Fernando Martínez López dijo...

Desde los tiempos lejanos,
desde los lejanos tiempos
el hombre viene sediento
por la riqueza alcanzar...
la riqueza es trabajar
y dar los frutos al viento.
Cosechar mieses y espigas,
dorar el hierro en la fragua
que corran libres las aguas
regando todos los campos...
¡Cubre a mi patria un gran llanto
y tiene rota la enagua!...
Esto, que se escribía en Argentina hace más de cuarenta años, cíclicamente se reproduce pero encierra la única verdad. Habrán cambiado los modos y las formas de trabajo, pero al final es la rueda que mueve el mundo y la movemos nosotros,los demás o se aprovechan o lo explotan...tanto me da.Los que no estén dentro de esa rueda no han entendido nada si dicen representar a los que tenemos la principal arma en las manos...nuestro trabajo.
Y no somos eternamente tontos y ellos lo saben...

© jaferler dijo...

Con permiso: Amiga, eres de lo que desafortunadamente no abunda. Tienes una "gracia" para reflexionar que ya me gustaria tener yo para mi solito. Un aplauso, un abrazo solidario y un
emocionado reconocimiento para alguien que tiene la facilidad de palabra de transmitir emociones.

IBE dijo...

Es triste, pero a algunos de esos ptes de conseguir la CIMA del modo fácil conocemos todos.

Sólo queda pensar que la vida termina dando a cada uno lo que él ofrece. A veces es incomprensible cuando algunos pensamos que un agradecimiento, un detalle o una sonrisa en un trabajo, vale más que un super-sueldo y eso sólo lo entiende el que trabaja por vocación o el que "vocacionalmente" piensa en los demás, que en la gente de izquierdas debía presumirse en TOD@S.

alegrias dijo...

Nano: la historia es cíclica, para bien y en casi todos los casos para mal. Porque como el hombre es el único animal que tropieza con la piedra dos veces...se seguirán cometiendo los mismos errores. Uno de ellos, no escuchar a quien se tiene que escuchar.
Pero para eso están las manos que laboran y los cantores que lo cantan para que el pueblo lo sepa.
Un abrazo.

alegrias dijo...

Jaferler: ¡gracias por tus halagos, "aunque parezca mentira me he puesto colorada"...jajaja
No, no hago más que expresar el sentir y pensar de muchos de nosotros, que quizás no lo hagan porque no saben utilizar el medio de la escritura como lo sé hacer yo (se me da mejor ordenar mis ideas así, el cerebro me va a mucha velocidad a veces y se me agolpan las ideas y emociones; la escritura me permite tomarme mis notas y mi tiempo para ordenarlas un poco)
Aquí los únicos que merecen elogios son los del petate, yo solo soy la cantora, en este caso.
Un abrazo.

alegrias dijo...

IBE:ésa es la principal diferencia entre elegir profesión por vocación o por pragmatismo puro y duro.
¿Quién fue aquél que dijo aquello de "estoy en política para forrarme? ¡anda, Zaplana! Esa es la diferencia entre hacer política para el pueblo y hacerla para tu cartera.
Pues como eso... TODO.
Una sonrisa o un gracias es la mejor de las muestras de que estás haciendo bien tu trabajo.
Un abrazo

El 3azzi dijo...

Alegrias estando de acuerdo básicamente en todo lo que comentas, creo que a veces ser pragmático es la única salida que le queda a mucha gente cuando se dan cuenta que no pueden optar a desarrollar esa vocación que anhelan.

Me gustan mucho las reflexiones de este blog.


Un saludo.