domingo, 21 de febrero de 2010

Esta vez no lo lograrán.

El otro día vimos un documental en la que narraban los avatares de una carta perdida en los años convulsos de la guerra civil y como unos historiadores se la hacían llegar a su destinataria; era una misiva escrita por un marido a su mujer desde el frente, a partir de ahí relataron todas las vivencias del hombre y su familia y me acordé de la tristeza de la historia de mi abuelo, la de todos los libros que he leído y los relatos que he escuchado.


Inevitablemente me invadió la misma desazón que me inquietaba el corazón cuando hace años llamé a Onda Cero para preguntarle en una entrevista en directo al juez Garzón que para cuando iba a atreverse a limpiar nuestro país y su mudez cortó mi llamada. Recién había comenzado el proceso contra Pinochet, ya ha llovido desde entonces. Pero lo que da vértigo es pensar que treinta y cinco años son los que han pasado desde la muerte de Franco y, aún hoy, con su fantasmagórico dedo, de alguna manera, sigue haciendo víctimas a la injusticia de la Justicia. Ahora hay que sumar a esa lista al juez Garzón que, venciendo su mudez, decidió escuchar la voz de los que seguían vivos y actuar en consecuencia y además ejerciendo para lo que se le paga: repartir y hacer Justicia.


Según la RAE, genocidio es el exterminio o eliminación sistemática de un grupo social por motivo de raza, religión, de política o nacionalidad. Lo que no puedo llegar a entender es la diferencia que “algunos” encuentran en este significado cuando el asunto se trata dentro de las fronteras de nuestro país. Puede ser en cualquier otro lugar del mundo: Argentina, Chile, la antigua Yugoslavia, en Alemania o dónde sea, pero en España, esos “algunos” pretender que aquí nunca pasó nada y, señores, sí pasó: campos de concentración, fusilamientos indiscriminados a personas de izquierdas o a sus familiares o porque sí, desapariciones, detenciones, torturas, prisión, represión...


Una parte de nuestra historia está bañada en sangre y mientras no se haga Justicia nos embarrará la vergüenza, por ser un país con una Democracia ya adulta, que no es capaz de someter sus miedos y exorcizar a sus dictatoriales fantasmas para darles a sus ciudadanos lo que reclaman. Porque esta incapacidad por dejar que un juez haga su trabajo, deja al descubierto que la extrema derecha de nuestro país sigue posicionada en puntos perfectamente estratégicos y no lo podemos consentir; menos cuando hay una amplia mayoría de ciudadanos democráticos, ¿qué es eso de tener que tragar porque en los Tribunales sigan acampando a sus anchas los emuladores y fanáticos de la dictadura?, ¿qué es eso de que se intenten quitar de encima, a toda costa, al juez que está intentando juzgar los hechos que realmente sucedieron en nuestro país y que se han juzgado en otros?


Los que se empeñan en ver dos Españas son los que quieren seguir viéndola dividida por las tierras y los ríos bañados en sangre. Contra ellos es contra quienes tenemos que manifestar nuestro desaire y nuestra desaprobación por no dejar que nuestro país crezca en un solo bloque de unidad y Justicia. Son ellos los que quieren seguir viendo un país roto en un recuerdo sangriento y seguir humillando al pueblo con su antidemocráticos actos.


La Memoria Histórica es hacer Justicia, limpiar y curar heridas y tirar definitivamente hacia adelante con la alegría de saber que nuestra Democracia salió triunfante por encima de todas las cadenas que bien atadas dejó la crueldad que se desató por el fascismo. Esta vez no podrán con la Democracia, no habrá golpe de Estado que destruya lo que el pueblo ha estado remontando estas tres últimas décadas. No, esta vez no. Somos Europa y aquí ya no se permite subyugar a los pueblos por miedo.


“ Pero hay un rayo de sol en la lucha
que siempre deja la sombra vencida.”
Miguel Hernández, últimos versos de su último poema recogido “Eterna sombra”.


Fotografía: Enrique Dublán.

13 comentarios:

Socialistas de Cuzcurrita dijo...

Enhorabuena por tu fuerza y por la belleza interior que muestras.
Aprendimos de nuestros mayores, de su experiencia supimos, lo que ningún libro nos va enseñar. Lo tendré por siempre presente Alegrias, y la sombra será vencida.

Salud y Progreso.

J M (Chema) Buzarra Cano dijo...

Hola, buenos días:

Esta mañana no se si influenciado por el diario Público que nos regala el libro Escritos revolucionarios, de Ernesto Che, Guevara, he entrado en Internet y he pinchado varias canciones de la guerra de España. Posiblemente esté nostálgico. No lo se pero, te aconsejo teclees la canción en Yotube de "Suspiros de España", cantada por el Cigala y entres a la vez en wikipedia para conocer la historia de esta hermosa canción.

Mirar hacia atrás no está de más viendo el mareante presente donde si me preguntan por un revolucionario, no se que contestaría.

Fernando Martínez López dijo...

Lo siento Chema , llegas tarde, ayer la niña se llevó casi toda mi discografía completa del tema. Y habrá que preguntarse si el Supremo no puede prevaricar y el Consejo del Poder Judicial es eso o un lobby más pero esta vez terrible...porque si la gente de este país se levanta una malaba y dice que no a un tribunal por muy alto que sea...que se lo vayan mirando.
Si cuando el gal nadie de estos especñimenes abrió la boca está más que comprobado que hay justicia y jueces, demasiado de carne y hueso y para eso habrá que apretar las tuercas de los salarios y las prebendas que es lo único que esta gentuza entiende.

IBE dijo...

Sobre el mareante presente que dice Chema, a mí me preocupa la cantidad de gente que lleva todavía el odio en los gestos y en el discurso: un Aznar con su "peineta", un Miguel Angel que fuese su portavoz, que llama fascistas y radicales a un PNV o CIU y asemeja a los que sacan la bandera con el aguilucho, a los que lucen la bandera republicana. Aquí hay todavía, por desgracia, una mayoría que no entiende nada de nada.

Y, lo peor de todo, que ni saben ni quieren recordar canciones tan emotivas como esas que decimos, ni hacer comparaciones con otras masacres internacionales, que piensan que no son comparables.

J M (Chema) Buzarra Cano dijo...

Hola IBE y Nano:

Esta tarde ya estoy un poco menos nostálgico y me he decidido a escribir un miniarticulillo en mi blog, al cual ya estáis invitados.

Por cierto, ZP el viernes me gustó su posicionamiento dado ante un selecto grupo de líderes progresistas en Londres. Mi pregunta es si esto es la sustitución de la Internacional Socialista o del PSE. Veremos si la Tasa Tobi o algo semejante se lanza este año de una puñetera vez en esas reuniones del G20

alegrias dijo...

Cuzcu: al final se tendrá que hacer Justicia. La luz siempre encuentra rendijas por las cuáles colarse, al igual que el agua.
Nos costará pero se conseguirá, porque me niego a pensar Justicia se pueda hacer en cualquier otro país menos en el nuestro.
Un abrazo.

alegrias dijo...

Chema, la historia de "Suspiros de España", la ví años ha en un documental sobre canciones de la guerra civil, en él además participaba el Cigala, que es un gran cantante y que me sorprendió y de manera muy grata oírle hablar de la injusticia social en la que él había crecido y en lo fuertes que son sus convicciones y lo fundamental que es para él hacer Memoria Histórica, de hecho cada vez que puede canta alguna canción de la Guerra. He tenido el placer de ir a uno de sus directos y se me puso la carne de gallina cuando cantó esta canción.
A mí si me preguntan por un revolucionario también me lo pensaría; pero no porque no los haya, si no porque los que hay hoy por hoy son completamente anónimos (ahora que la sociedad se pierde en programas basuras, consumismos y navajazos) Pero haberlos hailos.
Un abrazo.

alegrias dijo...

Nano, ahí le has dado. El día que al pueblo se le "corte" el desayuno y diga hasta aquí hemos llegado y salga a la calle a reivindicar la verdadera imparcialidad de la Justicia y que se deje de jugar a perros y gatos...se van a ver con una buena verruga en la puntita de la nariz y a ver que cirujano se mete a quitarla.
Por cierto, de las canciones que me llevé, te diré que me sorprendió que muchas de ellas se cantaban en mi casa cuando era niña, mira tú... y yo no las vinculaba a nada... (si en mi casa siempre se escribió con buena letra, jajaja)
Un abrazo

alegrias dijo...

IBE, ésa es parte de la extrema derecha del país, que aún llamándose centrados ( acordaros del discurso electoral que quiso dar Aznar de centralismo, de "su" centralismo) y que con sus actos enseñan mucho más que la patita (ahora enseñan el "deo", mandado a tomar por "ende" a la gente; recordemos a Sanz mandando al personal a freír pimientos y argumentando que todo le importaba un pimiento (ahora que siempre favoreciendo a los productos típicos,aunque sea a su manera....) y lo de Rodríguez pues es que es para ni tan siquiera pararte a escucharle (lo que directamente hago yo en cuento aparece en la tele o en algún medio de comunicación, directamente lo ignoro y a otra cosa porque no me merece ni un minuto de mi tiempo).
Y ésa es una parte de esa derecha árida y reseca que pretende hundir en la sequedad de sus valores al resto de España. La trastada es que míralos, donde están y en qué nivel se mueven.
En fin... Besos

Félix Caperos dijo...

bonito post y con mucho sentimiento. Suscribo los dicho por los compañeros.

Un abrazo

Félix

alegrias dijo...

Félix, muchas gracias por apoyar con tu comentario.
Un fortísimo abrazo.

alegrias dijo...

A cuentas con el tema dejo el siguiente enlace:
http://www.elpais.com/articulo/opinion/juez/Garzon/ha/prevaricado/elpepuopi/20100223elpepiopi_4/Tes

A ver que es lo siguiente que se les ocurre para intentar impedir el libre ejercicio de su trabajo a Garzón.

Jose Medrano dijo...

Me sumo a los comentarios, buenos comentarios sobre el post que tocan la fibra humana y politica. Creo que lo que esta pasando en el Tribunal Supremo, hoy otro mas, es fruto que el franquismo se encuentra ahi vivo y coleando, no nos engañemos la mayoria de los jueces del supremo juraron lealtad a Franco y a su regimen y ahi siguen. Juzgar a Pinochet seria como juzgarles a ellos mismos. Desgraciadamente en el TS no hay Memoria Historia, hay algo peor, hay Memoria de vencedores.