lunes, 26 de marzo de 2012

Pido respeto

Cuando yo cuelgo algo en mi muro de Facebook pido el mismo respeto que tengo yo con los muros de las demás personas que, cuando cuelgan algo en el suyo y yo no estoy de acuerdo, me limito a pasarlo por alto, que para algo considero que el espacio de cada cual es una muestra de sus ideas, ideologías o pensamientos y, para mí, la libertad es el más preciado tesoro con el que contamos además de la vida.

Vida que fue arrebatada de muchos que hoy descansan sin honor y sin el reconocimiento que merecen por haber luchado por esa libertad y, en otros casos, por estar afiliados a un partido, por ser familia de afiliados a un partido (o sindicato), por envidias y sin razones varias.


Durante 40 años la Historia fue contada como les dio la gana a los vencedores. Hoy por hoy sabemos la verdad y quien se niegue a reconocerlo, lo siento mucho, pero no es problema de aquellas personas que buscamos Justicia y ya no solo eso, buscamos a desaparecidos, a los muertos, para poder enterrarlos y saber donde llevar nuestras flores y nuestro dolor.

Respeto, fundamental para ayudar a mitigar un dolor de quien sufrió muchísimo. A otros los estuvieron vengando durante 40 años; la dignidad de los vencidos no busca venganza, busca la Verdad, la Justicia y saber que sus muertos no murieron en balde.

En España hubo un golpe de Estado contra los pobres que se habían hecho con el poder que les otorgaba su voto, amparado en una Constitución que era, sin lugar a dudas, la más moderna y libre que había en toda Europa, en particular con la mujer y el sector más necesitado de la población: el trabajador.
No nos confundamos, nuestra Guerra Civil fue una lucha de clases donde ganó el bando que más dinero y ayuda recibió y aquellos recibieron esa ayuda de los nazis y fascistas: Mussolini y el mayor genocida de la historia Hitler, supongo que eso ya dice bastante por sí solo, además de la opinión de Bruselas al respecto…

Ayer publicaron en “El País”, un reportaje sobre La Rioja y los curas que han dado un paso importante pidiendo perdón. Les honra y, por ridículo que parezca, a mí me reconcilia bastante con ellos. El mero hecho de que ellos mismos reconozcan su pecado y sean consecuentes y pidan perdón para mí es un paso importante.

No nos puede pedir nadie que dejemos las cosas como están; a mí se me enseñó a honrar y respetar a los muertos y todavía hay muchos que yacen sin lápida, muchas familias que lloran en barrancos, en caminos, en faros y otros que ya tienen a sus familiares en su lugar pero sin el honor de ver limpia su memoria.

Seguirá habiendo dos Españas, mientras la tierra siga ensangrentada. Lo peor aquellos que el mar engulló y que jamás serán encontrados.

No hay comentarios: